El diario “Río Negro” sólo colocó la crónica de aquella frase de Perón: “La fuerza es el derecho de las bestias”.
(Nota): VILLA LA ANGOSTURA (AVLA).– Un nuevo enfrentamiento se produjo ayer entre la policía y miembros de la comunidad Paichil Antriao en la zona alta del barrio Epulafquen, en el faldeo del cerro Belvedere.
La escalada de violencia se originó por la mañana cuando un grupo de unos 15 jóvenes de la comunidad -muchos de ellos encapuchados- intentó ocupar una fracción del lote de William Fisher, donde el 2 de diciembre pasado la Justicia ordenó el desalojo de una vivienda y la restitución de la tierra al propietario.
Según el lonco de la comunidad, Ernesto Antriao “fue para resguardar el rehue -lugar sagrado mapuche-, para que no sigan rompiéndolo con las máquinas”. En ese mismo sentido, aseguró que por la mañana presentaron un hábeas corpus ante el juez de San Martín de los Andes, Federico Sommers, pero que fue rechazado por “improcedente”.
El comisario Marcelo Zúñiga de la Comisaría 28 informó que alrededor de las 10 de la mañana un grupo de jóvenes y autoridades de la comunidad intentaron ocupar una fracción del terreno, “Policía los fue a sacar, respondieron con piedras, se retiraron, y cortaron el acceso a la calle Traful. Justo había subido un móvil policial y cuando va a bajar teníamos el camino cortado. El personal despejó la calle y de nuevo respondieron con piedras. Se contuvo la situación y se retiraron”, dijo Zúñiga. Asimismo, la policía encontró una bandera argentina quemada y una bomba molotov que no llegó a explotar y que habría sido arrojada por la comunidad.
Dos horas después, mientras unos 10 efectivos del Geop y personal de la policía local y cronista de este diario se encontraban en el predio donde Fisher construye una pequeña vivienda de madera, el grupo atacó a la policía. Primero se escucharon gritos con frases mapuches y luego una lluvia de piedras que cayeron en distintos lugares. El personal policial se preparó y subió hasta la calle para reprimir el ataque. El enfrentamiento duró pocos minutos. La policía disparó algunas balas de goma y el grupo se replegó en el bosque.
Aproximadamente media hora después se produjo un incendio en el lugar donde funcionaba el Canopy, propiedad de José Salamida. Es el cuarto incendio que sufre la propiedad, y el tercero en seis meses. El siniestro se originó donde el pasado 2 de enero se había incendiado una parte. En esta oportunidad el daño fue total.
Si bien no hay testigos y se desconoce el resultado de la pericia, las sospechas apuntan a la comunidad. En el lugar había algunas inscripciones en mapuche con la leyenda “Fuera Winka” y “muerte a Salamida”.
Asimismo, ayer alguien había talado parte de un árbol antiquísimo para cortar el acceso vehicular al lugar y, presumiblemente, obstaculizar el ingreso del camión autobomba. De hecho, tres dotaciones de Bomberos Voluntarios tuvieron que rodear el terreno e ingresar por un acceso complicado atravesando otra propiedad.
El edificio está rodeado de un frondoso bosque de coihues, por lo cual minutos después se acercó personal de la Brigada de Incendios Forestales por si el fuego se extendía hacia el bosque. Como el edificio siniestrado no cuenta con instalación de gas ni electricidad, la hipótesis es que habrían arrojado un objeto incendiario.
Por la tarde volvió la calma y hasta anoche no se habían producido nuevos incidentes…”

Anuncios