Boca es todo: La vieja, el llanto, la bronca, la mina que te mira y no se toca, la ilusión de reir sin parar, y la cargada a flor de labios, un silencio como estallido, y el sudor de llegar a ver el partido, las ganas de correr a cualquier parte, y el peso de no poder levantarme del sillón frente al televisor, la locura, la pasión, la mina que ahora te mira y se toca, la barra de la esquina, el gráfico y Olé, la puteada en silencio, la puteada en la cara, el chiste que no salió, y las ganas de que Román sonría, las ganas que vuelva el Diego, la magia que siempre está, el Diego que siempre está y no vuelve al cesped, la Bombonera, mi vieja prendiendo velas, y mi abuela agarrada al crucifijo, los locos que besan la camiseta, la camiseta como bandera, el corazón que palpita, la 12 que no calla, y te sigo a todas partes…y te sigo a todas partes…

Como Juancito Estrada, Zapalino carajo, y con 18 años, por BOCA, hasta se come un pancho en Alemania…
(*) Olé: “…Juan Estrada tiene 18 años, es de Zapala y ayer llegó a Munich ver a Boca. Morel, el Pato, Battaglia y Román le firmaron la camiseta…”

Anuncios