Tenía que ser una mujer, Nilda Garré en este caso (Ministra de Defensa), quien cacheteara la “soberbia castrense en su amor propio”: Jamás en el Ejercito vamos a tolerar a los putos…!!!. Se solía escuchar en las cuadras de los batallones.
Pero ella no es cualquiera:
(*)
“…Garré nació en el barrio porteño de San Telmo el 3 de noviembre de 1945 y egresó como abogada de la Universidad del Salvador a sus 22 años. Identificada con los sectores de izquierda del peronismo, en 1973 fue electa Diputada Nacional por el FreJuLi (agrupación Tendencia, vinculada a Montoneros) y desempeñó su cargo hasta que la presidenta constitucional Isabel Martínez de Perón fuera depuesta por un golpe de Estado el 24 de marzo de 1976.
Dos hechos marcaron el arranque de su trayectoria política. Primero, haber estado casada con Juan Manuel Abal Medina, acusado por los militares haber sido uno de los contactos de los [[Montoneros. Su cuñado Fernando Abal Medina fue fundador de la guerrilla peronista y participó en el secuestro y ejecución del dictador Pedro Eugenio Aramburu. En una protesta compuesta de 3,000 personas en mayo del año 2006, en memoria de los muertos por la subversión, Ana Lucioni, hija de un teniente primero muerto por los Montoneros en 1976 trajo a luz lo sucedido por lo cual Garré confeso: “A ese muchacho lo mataron cobardemente cuando salía de su casa. La chica tiene un rencor lógico.” Pero Garre explico que la mayoría de los militares en actividad quieren mirar para adelante. [1]
En el transcurso de la dictadura en la República Argentina, participó activamente en sectores de izquierda ligados a la organización Montoneros. Al retornar la democracia en 1983 siguió militando en el Partido Justicialista, dentro de la corriente interna que respondía a Antonio Cafiero…”
(*) Wikipedia libre
(*)
“SUBORDINACIÓN Y VALOR…SEÑORES, PARA DEFENDER LA ELECCIÓN DE GÉNERO…”
“…Una nueva ley militar que comienza a regir este sábado en Argentina despenaliza la homosexualidad en las fuerzas armadas y pasa al fuero civil los juicios por delitos cometidos en el ámbito militar.
Además, erradica la pena de muerte, que aún seguía vigente a pesar de que en la práctica no se ha aplicado desde 1956.
La nueva ley 26.394 deroga así el Código de Justicia Militar, que había estado en vigor desde 1951.
Este código no prohibía expresamente el ingreso de gays a la Fuerzas Armadas, pero sí penalizaba los actos homosexuales.
Conocida popularmente en inglés como “don’t ask, don’t tell” (“no preguntes, no cuentes”), esta política es la que rige en muchas partes del mundo, incluyendo Estados Unidos.
La nueva ley militar argentina pone al país en línea con naciones europeas como Alemania, Francia y Bélgica.
Así lo afirmó a BBC Mundo el Coronel Mayor Auditor Manuel Lozano, uno de los arquitectos de la nueva ley, quien señaló que el cambio era necesario ya que la antigua justicia militar violaba las garantías y los derechos jurisdiccionales de los militares, incluyendo el derecho a la defensa, y además no era eficaz.
“Argentina pasó de ser quizás el país que más en mora estaba con el tema, a ser un país de vanguardia, donde los derechos del ciudadano militar son los mismos del ciudadano civil”, aseveró…”
(*) BBC News – Informe de  Veronica Smink
Usted tiene la palabra, y la opinión, ellos (por el Ejercito Argentino) deberán obedecer a su superior con polleras (por partida doble)…Ojo no sea cosa que la homosexualidad sea una enfermedad contagiosa mi General…!!!
Anuncios