Ya no está entre nosotros. Pero es importante señalar que su legado a fuerza de bendición y falta de memoria, es toda una forma de vivir de muchos cristianos. Y eso el Papa lo sabe…
“…El obispo católico ultra tradicionalista Richard Williamson, que desató una polémica internacional al negar la magnitud del Holocausto, abandonó Argentina el martes luego de que el Gobierno ordenara su expulsión la semana pasada, dijo una fuente oficial.
Williamson dejó el país con destino a Londres poco después de que párrocos de su comunidad realizaran sus trámites de salida ante los mostradores de British Airways del aeropuerto internacional de Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires.

“Se ha ido”, dijo escuetamente a Reuters un portavoz del Ministerio del Interior, quien también precisó el destino europeo del polémico obispo.

Poco antes de partir, Williamson protagonizó un áspero episodio en la terminal aérea, al mostrarle un puño y empujar a un periodista mientras avanzaba rápidamente hacia la zona de embarque, ataviado con un sobretodo largo negro, una gorra de béisbol oscura y luciendo anteojos para el sol.

Alto, de cabello gris, el prelado se negó a contestar las preguntas mientras dos personas de civil lo mantenían alejado de la prensa.

“Sí, está yéndose (…) queremos un poco de tranquilidad, pero es así, él se va del país”, había dicho a Reuters poco antes el padre Christian Bouchacourt, superior de distrito de América del Sur de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X…”
(*) Fuente: Reuters
LOS DÍAS QUE NO VAN A VOLVER…
(*)
Nacido en Inglaterra, vivió durante varios años en Argentina, donde dirigía un seminario en las afueras de Buenos Aires, del que fue apartado luego de las las declaraciones a un medio sueco que desataron un ola de críticas.

El Vaticano le exigió que se retracte públicamente de sus apreciaciones, pero el religioso, miembro de la ultra-tradicionalista Sociedad de San Pío X, dijo recientemente a un medio alemán que primero debe revisar la evidencia histórica antes de considerar disculparse.

Williamson dijo a la televisión sueca en una entrevista difundida el 21 de enero que no más de 300.000 judíos perecieron en los campos de concentración nazis, en lugar de los 6 millones aceptados por la mayoría de historiadores.

En enero, el Papa Benedicto XVI irritó a líderes judíos y católicos progresistas al levantar la excomunión al obispo inglés y a otros tres sacerdotes tradicionalistas, en un intento por dejar atrás un cisma en la Iglesia Católica que llevaba dos décadas…
Una vergüenza más en la historia de la iglesia católica y su inquisición del Siglo XXI…
Anuncios