Las fiestas dejan esa sensación que todo está por terminar de la mejor manera: Es la explosión de la voluntad existencial de creer que podemos ser felices en este mundo.
Un mundo que no deja mucho espacio a las risas fáciles, y se empecina (por nuestra voluntad) en seguir destruyendo lo poco que nos queda en pie de existencia.
La guerra irracional de Medio Oriente lo confirma en vísperas de un año que se avecina con pocas luces y mucha pirotécnia bélica.
Argentina no escapa a las reglas generales: Se es feliz con muy poco, y se es pesimista por cotidianeidad.
Somos los ilusos del dolor.
Desde Bolivia, Alberto Medrano, coloca esa clara sensación que se puede ser latino por elección, y nos anticipa un porvenir deseado: (*)
“…Sentimientos, ilusiones y esperanzas son las premisas a minutos de recibir el 2009, cuando el sol se desvanece, cae una llovizna y en la noche apremia la niebla que llena de adornos naturales a la ciudad de El Alto.
El incremento del comercio en esta época del año crece, en las distintas zonas de El Alto, como La Ceja, Villa Dolores, 16 de julio, Villa Adela y los demás barrios peri urbanos.
Cabala de la suerte o amuletos para recibir “el nuevo año”, pues la mayoría de la gente compra ropa interior de color rojo, y amarillo, prendas que abundan tanto para varones como para mujeres, entre calzones rojos, corpiños y sostenes, por otro lado no faltan las uvas, para ingerir a las 12 de noche del 31 de diciembre y en los primero minutos del año 2009.
También otros artículos que van a tener gran oferta y demanda son los juegos pirotécnicos: matasuegras, lluvias de oro, petardos, chispitas con la intensión de adornar el recibimiento del nuevo año, en un mar de alegría, frenesí y fiesta latinoamericana…” (*)
Todavía no dejamos atrás los caminos empedrados de un año que parió un presidente de color para la Casa Blanca norteamericana, y que le toca afrontar el fin de la guerra en Irak y el descontrol de Israel, como tareas calientes.
En la Bolivia de Evo, todo parece no tener Paz, y si bolivianos deseosos de vivir en ella. Lo mismo sucede con Colombia y Venezuela: Dos caras de una misma moneda que los obliga a pagar el mismo precio de su intolerancia y violencia.
Cuba será siempre Fidel a pesar de todos los nombres dispuestos. Y Brasil comienza a ser Lula entre favelas, drogas, y lucha contra el hambre.
Desde Paraguay llega una bendición de noche buena. Y Managua se prepara para que Daniel se vuelva pueblo.
Serás lo que debas ser o si no serás de los nuestros: Se escuchará en este despertar de un nuevo año…que así sea…Patria Grande…(*)
Desde los blogs Notianza y Letras Alteñas les deseamos un “Feliz 2009”, muchos éxitos y que las “vibras positivas” acaparen a toda Latinoamérica, que reine solo una idea en la mentalidad de todos los hermanos latinoamericanos, marginar el odio, la discriminación y el racismo…(*)
(*) Cobertura realizada en “tiempo real” entre Bolivia y Argentina. Se utilizó MSM, en forma de video-chat, y se grabó en Audio MP3 Editor.
Anuncios