Los humoristas norteamericanos se reunieron para saber si “gastarlo” al flamante Presidente electo, Barack Obama, le hace bien al sistema político yanqui.

(Reuters-EE.UU.-)…La cocreativa de “The Daily Show” y humorista político Lizz Winstead, quien dirigió el debate, negó la sugerencia de que el presidente electo sería un blanco difícil para las bromas.
La comediante señaló que seguramente los chistes sobre Obama en la Casa Blanca se basarán en la manera que el demócrata maneje el poder.
Roseanne Barr argumentó que el nivel de sofisticación humorística tendrá que mejorarse en comparación con la era de George W. Bush.
“Obama elevará el nivel de inteligencia (de las bromas)”, dijo.
El caricaturista Ted Rall predijo que la era de Obama sería similar a la de la presidencia de John F. Kennedy.
“JFK fue un buen momento para la comedia. Obama es tan rígido y tenso. Quizás lo está pidiendo”, señaló.
Sin embargo, la comentarista conservadora Monica Crowley dijo que había escuchado a algunos comediantes decir que encuentran poca diversión en Obama. Crowley agregó que está ansiosa por ver cómo las cosas funcionen una vez que Obama se traslade a la Casa Blanca.
Baratunde Thurston de “The Onion” y el ‘blogger’ conservador Robert A. George también participaron en el debate postelectoral, que formó parte del Festival de la Comedia de Nueva York.
Gran parte del diálogo del panel se concentró en una discusión sobre la manera en que los medios de comunicación estadounidenses interpretan las noticias y si logran presentar una imagen representativa de lo que sucede en el mundo…(Hollywood- reporter)

Posdata de color:

¿No fue el mejor chiste, hasta ahora, que Bush siga con su carrera armamentista mientras Obama ni siquiera entró en la Casa Blanca?…
Anuncios