Ignacio Ramonet, es un hombre obstinado en su forma de pensar: “Sólo la humanidad es capaz de salvar a la humanidad….jamás los poderosos” (podría señalar tranquilo en cualquier bar de París).

Sin embargo, en Alemania (con bar incluido), dirá lo siguiente:

“Así como la caída del muro de Berlín fue la manifestación de que el socialismo autoritario no funcionaba, la implosión de Wall Street es la demostración de que el capitalismo ultraliberal no funciona”, afirma el periodista español Ignacio Ramonet en conversación con DW-WORLD. “Hoy el mundo tiene que dotarse de una nueva arquitectura financiera internacional, un nuevo Bretton Woods que incluya a países como China, India, África del Sur, Brasil y México.
La organización ATTAC fue fundada por Ramonet en 1998 en Francia, a raíz de un artículo editorial escrito por él y publicado en Le Monde diplomatique en el que promovía la aplicación de la tasa Tobin y la creación de un grupo de presión que actuara a favor de la misma. Una década después el movimiento se ha extendido al resto de Europa. La bolsa de Fráncfurt fue escenario el lunes de las protestas de activistas de ATTAC que se hicieron eco de la indignación y rabia ciudadana ante la crisis provocada por la especulación en los mercados financieros. Los activistas repetían en pancartas el título de aquella editorial que dio origen a la organización: “Desarmemos los mercados”.

Y pegue Ignacio…pegue sin parar…

Bush es ahora más Attaquista que nosotros. En todo caso habrá destruido a su país y al mundo”, afirma Ramonet y recuenta la serie de catástrofes ocurridas durante la gestión del todavía inquilino de la Casa Blanca: “La guerra de Irak, los atentados del 11 de septiembre, Katrina, la destrucción de Nueva Orleans y la implosión de Wall Street; Bush es como una bomba atómica para su país. Bueno, no está mal. En definitiva es un agente infiltrado”, señala.

El periodista señala que las actuales turbulencias sólo pueden compararse con la crisis de 1929. “Ahora empieza un período que podría ser de unos diez años en el que muchas cosas podrían ocurrir en el plano geopolítico”, afirma, y recuerda cómo, después de la crisis del 29 hubo una serie de desastres sociales. “Aquí en Alemania llegó Hitler al poder, en España llegó la República, luego la Guerra Civil en España, el frente popular en Francia, una Segunda Guerra Mundial”, señala. Sin embargo reitera que ahora empezamos una era en la que nadie tiene brújula. “No sabemos adonde vamos, no se saben las dimensiones que tiene la crisis. Ningún político lo sabe, están dando palos de ciego, pero nadie sabe nada, ni los economistas ni los políticos… (*)

(*) Eva Usi para DW – Agencia Alemana – 2008

Anuncios