“Ayer bebí de su jugo hasta quedar ebrio.

Miré sus ojos desnudos, y me convertí en fuego: El camino que
recorro es la
distancia que separa nuestros cuerpos.
Soy esencia de sus sueños, como el bello de su flor: Me he
vuelto silencio, para
robar sus gemidos.
Fue ayer que bebí su jugo hasta quedar ebrio.
Mi pulso se convirtió en su pulso, y mi sudor se hizo
luna.
Hicimos el amor hasta quedar desgarrados: La noche se hizo
cómplice del
adulterio de nuestros miedos.
Miré su cuerpo desnudo, y me envolví en susurros.
Sentí su mano en mi mano, y me llevó el
tiempo…”

Dady Rubio: “Aquella noche sin tiempo” ( 10:00 am – 2008)

Cuando decir triple X se convierte en poesía…

(Cambio de Colombia): “…Cuando William Hays murió en 1954, el público estadounidense quedó asombrado al enterarse de que el censor de cine -el mismo que había redactado un código moral que prohibía la exhibición de relaciones interraciales, incesto, homosexualidad y ombligos- tenía una vasta colección de fotografías de esta parte del cuerpo.
Esa cicatriz, tan inocente para la mayoría, resultaba completamente pornográfica para Hays, lo que explicaba su pulsión y su repudio.
La historia, relatada en La ceremonia del porno, de los escritores españoles Andrés Barba y Javier Montes, ganadores del premio Anagrama de ensayo, ilustra lo esquiva que resulta la pornografía cuando los legisladores han intentado encasillarla.
En ese territorio esquivo se han adentrado los autores para concluir que el porno no puede ser definido por sus imágenes, sino por el contexto en que estas son presentadas. Barba profundizará en el tema durante su visita a Colombia en el marco de las actividades culturales de Fiesta España 08 y de la presentación del libro el 7 de mayo en el Museo Nacional en Bogotá…( Click aquí para continuar la nota sobre los autores)

“La Ceremonia del porno” en Blog…

“La fuerza de la metamorfosis está en el fondo de toda seducción”
Baudrillard

Click aquí para leer la crítica realizada sobre el libro “La ceremonia del porno” de Andrés Barba y Javier Montes. (Click aquí para leer la crítica)

Anuncios