Podríamos comenzar hablando de la importancia de la red y sus contactos sociales: es importante señalar que esto ha crecido en los últimos tiempos en una forma acelerada e incontrolada.

Podríamos señalar la información como llega desde la BBC:

“…Este 4 de mayo el presidente egipcio, Hosni Mubarak, celebra sus 80 años y sus opositores políticos han elegido un regalo muy especial para él: una huelga general similar a la convocada el 6 de abril pasado.
Aunque se han producido algunos cambios sustanciales entre ambas protestas, un elemento nuevo en la política egipcia se repite este mayo, la convocatoria por Facebook a quedarse en la casa, vestir de negro y exponer banderas egipcias en ventanas y balcones.
La red social digital cuenta con decenas de grupos que llaman a manifestarse en contra del presidente Mubarak y del aumento en el precio de los alimentos…”

Cuando internet es de unos pocos y no del pueblo…es “urgente socializar la información”.

“…La mejor manera de medir el fracaso de la huelga del pan que ayer se había convocado en Egipto es el tráfico, ya que durante toda la jornada el tráfico fue tan caótico e insoportable como cualquier otro día en El Cairo.
La llamada a la huelga, que fue convocada para coincidir con el ochenta cumpleaños del presidente Hosni Mubarak, fue hecha por la cofradía fundamentalista de los Hermanos Musulmanes y por la organización liberal Kifaya (Basta), pero apenas se registraron algunos incidentes aislados.
Las fuerzas antidisturbios se congregaron en el centro de la capital y en la ciudad industrial de Mahalla, donde el 6 de abril se desarrollaron incidentes que terminaron con la muerte de tres personas.
Los organizadores habían pedido a la población que permaneciera en sus casas o que saliera a la calle con ropa negra en señal de protesta, pero no ocurrió ni lo uno ni lo otro.

La convocatoria se hizo a través de teléfonos móviles e internet, especialmente por medio de la página de Facebook, y aunque todo el mundo la conocía, nadie pareció darse por enterado. “No hay ninguna señal de protesta en ningún sitio.
La seguridad se ha extremado y se ha estacionado a la policía antidisturbios en el centro de El Cairo y en Mahalla, por si acaso”, confirmó un funcionario del ministerio del Interior por la tarde…”

Internet debe ser “un medio” y no “un fin”….allí construiremos el “socialismo informático”…

“El ‘Grupo Facebook’ es parte de un fenómeno compartido en toda la región que es el surgimiento de una cultura juvenil”, dijo a BBC Mundo Joel Beinin, director del Programa de Estudios de Medio Oriente de la Universidad Americana del Cairo.
“El régimen (de Mubarak) no les ofrece nada, tampoco se sienten atraídos por la Hermandad Musulmana y no comparten los valores nacionalistas árabes de los partidos nasseristas que promulgan las llamadas agrupaciones opositoras de izquierda”.
“No pertenecen a una agrupación política, no tienen un programa político, pero quieren un cambio”, agregó este historiador…

Estos conceptos se desplegaban en la nota de la BBC, como una forma de mostrar un fenómeno cercano a una “rebelión popular cibernética”.
Si bien el “caldo de cultivo” sobre las injusticias en la sociedad egipcia existen, a través de su gobierno, es importante tomar nota de la construcción del poder desde la rebelión de su pueblo: No todo lo que brilla siempre es oro…

Posdata desde El Cairo: “…Con la huelga se pretendía denunciar el incremento de precios de los alimentos básicos, que se han doblado en los últimos meses debido a la crisis internacional en el sector.
Pero los convocantes también querían echarle un pulso a Mubarak, algo que viene ocurriendo con cierta frecuencia en los últimos años.
La situación económica y social de Egipto se ha deteriorado y el Gobierno no acaba de encontrar la manera de luchar contra la crisis.
El 1 de mayo Mubarak anunció que los salarios de los funcionarios se incrementarán en un 30%, aunque nada indica que esta medida vaya a acabar con la crisis.
“Antes comíamos carne o pollo dos veces a la semana y ahora sólo comemos una vez a la semana”, se lamentó Hala Badawi, una mujer cuya familia sobrevive en El Cairo gracias a los subsidios.
El 40% de los 70 millones de egipcios viven por debajo del umbral de la pobreza con menos de dos dólares al día, y se alimentan gracias a los subsidios que reciben del Estado, especialmente con el pan.

* Fuentes: Reuters / BBC / AN / Google / http://www.publico.es/ / http://www.viajeros.com/ / USA Today
Anuncios