¿ Hay alguna duda de la relación familiar, y de negocios, entre los Bush y los Bin Laden?

¿Es necesario señalar que cuando Bush perdía su re-elección, apareció un vídeo “de miedo” de su amigo Osama Bin Laden?
¿Cuánto de verdad hay en el desconocimiento del ataque del 11 de Septiembre, después de las confesiones de Condoleezza Rice?

Los interrogantes son tan importantes como las certezas: “La maquinaria de Estados Unidos necesita para vivir de una guerra. Y George W. Bush es el hijo predilecto para los “mercaderes bélicos del sistema armamentista”.

Un colega “premiado” que descubre lo obvio y no tan obvio….

“Los Bin Laden,” del autor Steve Coll, ganador del premio Pulitzer, rastrea el ascenso de la familia en la sociedad saudí a lo largo del siglo XX y muestra como su destino, y el de Osama en particular, estuvieron inextricablemente vinculados al de la familia real.
Situando la vida de Osama en el contexto de sus 53 hermanos y hermanas trotamundos y las convulsiones en Arabia Saudita, Coll busca disipar algunos de los mitos en torno al hombre a menudo retratado en Occidente como la encarnación del mal.

Ese niño que quería ser bueno…hasta que conoció a su “clon sin barba” llamado George…

Osama tenía alrededor de 9 años cuando su padre murió en un accidente de aviación en 1967. Al sumergirse en los estudios islámicos en la escuela, el niño halló nuevas figuras paternas en mentores radicales que luego lo introdujeron a la idea de una “jihad transnacional.”
Su medio hermano mayor Salem era un personaje muy diferente: un playboy imponente, de alta sociedad, que asumió el negocio familiar y atrajo a la familia real saudí con su encanto juvenil.
La recompensa fueron contratos de construcción para el reino y una fortuna familiar que fue crucial para el rol de Osama en el planeamiento de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.
Mientras que los hermanos siguieron sendas diferentes, Salem permaneció como una influencia importante sobre Osama y el clan Bin Laden a lo largo de su vida.
La muerte de Salem en 1988 dejó a la dinastía a la deriva y contribuyó a las crecientes disputas de Osama con su familia y las autoridades saudíes, argumenta Coll.

Posdata desde la clandestinidad: “…También se produjo en un tiempo en que la ocupación soviética en Afganistán estaba debilitándose, animando a Osama, y a otros líderes radicales a considerar una lucha armada más amplia…”
Es importante destacar “la aparición permanente de Osama” cada vez que el poder de Bush tabalea o la de su partido. Recordando que Osama fue un hombre de la CIA, en su lucha “primaria”.

* Fuentes: Reuters / USA Today / NY Times / Google / AN / Datos propios…
Anuncios