Ahhh…que locos esos chicos demócratas que sólo quieren “paz y amor”, además de derechos civiles, y una vida que los “libere de la sociedad de consumo”.

Que tiempos lejanos a esta noticia de Reuters:
“…La demócrata Hillary Clinton y su esposo, el ex presidente Bill Clinton, han ganado 109 millones de dólares desde que abandonaron la Casa Blanca, de los cuales 51 millones proceden de discursos pronunciados por el ex mandatario, según datos impositivos de los últimos ocho años.
La pareja pagó impuestos por más de 33 millones de dólares y donó a obras benéficas 10 millones entre el 2000 -su último año en la Casa Blanca- y el 2007, según los datos de impuestos facilitados el viernes por la oficina de la campaña de Hillary Clinton, aspirante a ser candidata para la presidencia de Estados Unidos…”

La política que hace que los dólares sean “jirones de mi lucha”…

Los candidatos presidenciales a menudo publican sus declaraciones de renta, aunque no están obligados a hacerlo.
Los datos facilitados por los Clinton el viernes por la tarde demuestran que sus ingresos se incrementaron de forma radical desde los 350.000 dólares en el 2000, su último año en la Casa Blanca, hasta 16 millones de dólares en el 2001.
Los años con mayores ingresos fueron entre el 2004 y el 2007, cuando ganaron 20 millones anuales.
“Nunca pensé que diría esto, pero desde que mi marido abandonó el servicio público a tiempo completo, ha ganado dinero, mucho para nuestro asombro,” dijo Clinton a un grupo obrero en Filadelfia el martes, antes de publicar las declaraciones.

El merito de “guardar la platita de campaña” o hacer “negocios pos- gobernación”…

“Los Clinton han hecho público ahora 30 años de declaraciones de hacienda, un dato igualado por muy pocas personas que se dedican al servicio público. Ninguno de los oponentes presidenciales de Hillary Clinton ha revelado algo parecido a esta cantidad de información financiera personal,” dijo el portavoz de Clinton Jay Carson.

Posdata: Desde este Blog hemos hecho referencia a los gastos de campaña, patrimonio personales, enriquecimiento ilegítimo, etc, de políticos y gobernantes de nuestro país.
El caso más difundido por Notianza fue el del ex-gobernador Jorge Omar Sobisch, que gastó con su partido provincial (Nacional), más de 100 millones de pesos, en su carrera alocada a la presidencia de la Nación en el año 2007.
Sobisch es sólo una muestra local de los Clinton, o los Putín, o los Kirchner, o de los que a ustedes se les plazca.
Alguna vez, nuestra presidenta de la Nación, en una forma brillante dijo que “para hacer política hay que tener dinero”. Algo obvio. Pero, y nosotros….qué ?
.
*Funtes: Reuters / AN / New York Times / Google I. / La conspiración permanente Blog / Univisión

Anuncios