Miguel Montes es mapuche, tiene 40 años, casado, con 4 hijas, es originario de la comunidad Huaiquillán, de la zona de El Huecu, al interior de la provincia del Neuquén. Trabaja como empleado público provincial de mantenimiento hace 20 años, los que ha dividido 13 años en Educación y los restantes en Salud – en este último manejando ambulancia en el Hospital de esa localidad.

El 15 de septiembre del 2007 sufrió una grave discriminación de parte de Omar Vargas, administrador de los servicio de esta institución, lo que lo obligó a interponer una denuncia penal sobre este caso y que lo tiene con licencia médica y contención psicológica hasta el presente mes de febrero cuando se revise su caso…(Señala el informe de Manuel Lonkopán y su reportaje que reproducimos en NotiAnza)

“Lo voy hacer cagar porque es un indio de mierda”, fueron las palabras que usó Vargas, según el trabajador, para señalarle que en cualquier momento podía ser despedido pese a la antigüedad en su trabajo…

-¿Por qué pensas que viene este maltrato hacia vos?

Creo que principalmente porque soy mapuche, por el hecho de serlo no puedo estar en un cargo cercano a él y eso creo que le molesta, además, es una persona muy racista, lo ascendieron hace poco a ese cargo y antes, cuando éramos compañeros, siempre me decía: “Sos un negro de mierda”, pero como jodiendo, nunca pensé que eso tenía malas intenciones.
Yo no niego que soy mapuche, siempre me reconocí como miembro de la comunidad Huaiquillán, aunque viva en la ciudad sigo siendo mapuche y en donde vaya o esté lo digo, y pienso que eso le molesta.
Porque siempre a los mapuches nos han marginado, hace más de 500 años que nos vienen marginando y todavía lo quieren hacer. Creo que de ahí viene esa mala intención.

-¿Hay otros mapuche trabajando como vos?

Yo que conozca, entre Vialidad, Salud y los otros servicios de acá, de El Huecú, somos tres nada más, y somos todos de la misma comunidad, y creo que habemos unos cuantos mapuche en toda la provincia, sólo que los peñi se callan y no dicen lo que sufren.
Porque deben sentir lo mismo que sufro yo, seguramente se callan para no perder el trabajo, porque los obligan a eso, como me pasaba a mí.Es fuerte la discriminación, nos dicen ‘indios’ o ‘negros’, y no nos dejan progresar.

-El gremio al cual perteneces ¿qué dice sobre el tema?

La verdad que no mucho. Desde principio hablé con los dirigentes, con el abogado para que me asesore y me apoye en esto, pero ellos siempre como que trataron de brindarme lo menos posible. Por eso ahora quiero buscar ayuda en mi gente, en las comunidades, en las organizaciones mapuche, en la Confederación Mapuche [Neuquina] .

-¿Estás siendo tratado por un psicólogo?

Sí, ahora estoy siendo tratado por un psicólogo, hace 3 meses, porque no quiero que esto pase a mayores, porque es fácil que esto termine mal y yo quiero evitar eso.
Vos ves que cuando un mapuche se engrana esto puede pasar a mayores, ya hubo un caso de esto y eso terminó mal, porque no se trató antes y se cortó de raíz a tiempo.

-¿Y tus compañeros de trabajos que dicen?

Ellos estuvieron muy sentidos un tiempo, porque entienden muchas veces estas cosas de discriminación, piensan distinto, porque es así, algunos winkas son amigos y otros no, como este señor.
Ellos son todos de ahí de la zona, nacieron y se criaron, por eso debe ser también que ellos respetan más.

-¿Cómo le afecta esto a la familia peñi?

Le afecta mucho, desde el principio que ellos sufren. Cuando me pasó este caso yo le comenté a mi familia, porque ellas se daban cuenta que yo andaba mal.
Ahí le conté a mi esposa y a mis hijas lo que había pasado, las junté un día y le dije que ellas van a seguir siendo mapuche acá o en donde estén, y que no se sientan mal, somos los verdaderos habitantes de estas tierras.
Si ellas sufren lo que me pasa a mí deben saber pedir ayuda para enfrentar esto, porque se debe terminar esta cuestión de que nos ven de menos.
Si hay una ley que nos reconoce deben hacer uso de ello. Eso le dije a mis hijas, ese día estaba muy mal, pero mal en el sentido de la bronca que tenía.

-¿Cómo afecta esta situación en la economía familiar, porque no estas yendo a trabajar?

No ha afectado mucho porque yo sigo haciendo algunos trabajos particulares y aprovecho el tiempo para estar más con mi familia, hablar más con mi hijas y visitar el campo, la comunidad.
Para eso me ha ayudado mucho y me ayuda en el tratamiento también, porque como te decía, yo estoy con licencia médica por 4 meses, que se termina en febrero, y se supone que ahí se ve mi caso.

¿Cuáles son tus exigencias para volver a trabajar cuando se termine la licencia médica?

Lo principal que yo pido es que Omar Vargas no siga siendo mi jefe inmediato, lo sacan a él de ahí o a mí me cambian de función.
Si es así, yo no tengo ningún problema en volver a trabajar ahí mismo, pero se tiene que ir o que a mí me cambien, pero con ese señor yo no trabajo, por resguardarme yo mismo y a él, porque podemos terminar mal.
¿Qué espera después de esto peñi?

Yo espero que haya una solución, que los mapuche seamos mejor tratados, o si no siempre vamos a tener problemas, porque nosotros siempre seremos mapuche.
Yo siempre he pensado y ahora afirmo mi idea: “Los mapuche trabajamos sin traición”.
Espero que los mapuche nos defendamos y que no nos dejemos humillar, yo siempre me voy a defender esté donde esté…

Posdata: Una costumbre que nos acerca a la imbecilidad del inferior sobre el superior. En este caso “el infinito conocimiento humano” del pueblo mapuche…nó ?
Anuncios