Abrió la puerta de su cuarto cuando una brisa la embriagó como mujer.

Se sentó entre las de su especie y se sintió en deuda.
Colocó una sonrisa del lado izquierdo y su voz se hizo conciencia.
Buscó la verdad como un perro sabueso: la encontró convertida en muerte, y se supo que su nombre era Ernestina Ascencio Rosario.
Miró a su Méjico como quién desnuda en pedacitos el alma, y se
hizo llamar Carmen, aunque le sobraba tamaño.
Quiso decir y no callar.
Quiso escupir y no delatar.
Quiso justicia y no sumisión.
Quiso lo mismo que los ojitos huérfanos de ciudad Juarez.
Y se convirtió en luz,
entre la pasión y el renunciamiento…
Abrió la puerta de su cuarto nuevamente, y esta vez la luz la convirtió
en Aristegui…como quién sacude un apellido entre los diarios.
Dady Rubio (“Abriendo puertas” – Enero 2008 – 18:00 pm)
No se anduvo con vueltas…los titulares mexicanos le devolvieron la cachetada de ser noticia y no reportera:
“…México, DF. La determinación de no renovar el contrato para 2008 a la periodista Carmen Aristegui se debió a un proceso de renovación, actualización y expansión en el que está inmersa la cadena W, informó este viernes Televisa Radio.
En un comunicado, la empresa de medios argumentó que el “nuevo modelo de organización y trabajo que se viene implantando en W Radio” es el mismo que funciona en 10 países de habla hispana donde Unión Radio –empresa a la que pertenece W- tiene también estaciones de radio hablada.
Agregó que este proceso de cambio “se refleja también en otros cambios en la parrilla que hemos realizado en los últimos meses”.
Aseguró que “lamentablemente” no hubo posibilidad de llegar a un acuerdo tras un año de conversaciones con la comunicadora para incorporarla “a este modelo en México, basado en el trabajo en equipo y el derecho a la información plural y que obtiene liderazgo de audiencia en todos los países”…” (Diario La Jornada)
Por supuesto que ella no se hizo esperar a la hora de las respuestas:
“…Explicó que desde hace cinco años, de forma prácticamente automática, se renovaba anualmente el contrato entre la emisora y la periodista, pero a principios de diciembre de 2007 le fue notificado el deseo de la empresa de no querer renovar el contrato, tras lo cual se abrió un espacio de discusión sobre la posibilidad de continuar.
Agregó que la empresa finalmente le notificó ayer que era una decisión tomada no renovar el contrato bajo “ninguna nueva o actual circunstancia”.
Dijo que había una explicación básica: el modelo editorial que “hemos practicado estos años en W Radio es incompatible con el modelo de dirección editorial que la empresa ha determinado”.
A las nueve de la mañana, una hora antes de finalizar la emisión, Aristegui declaró: “Hasta aquí hemos llegado. Éste es nuestro último programa en W Radio. Gracias en serio a quienes en su momento nos invitaron a poner los primeros ladrillos de una nueva etapa en esta emisora legendaria que es la XEW”.
Agradeció a todos los radioescuchas en México y de otros países y a quienes “con su sintonía construyeron una sólida audiencia crítica y exigente en W Radio.” También agradeció a reporteros y articulistas por su labor en la emisión.

Sostuvo “que nos vamos justo cuando mejor y más alto marcaban nuestros registros en rating y en audiencia, lo cual sólo es posible con una audiencia como la que usted conforma”.
Recordó que en 2007 su equipo de trabajo recibió el primer Premio Nacional de Periodismo otorgado por colegas del gremio, y el Premio Ondas otorgado por Radio Barcelona de España a talentos de Iberoamérica en cine, radio, televisión y periodismo.
Señaló que el Premio Nacional de Periodismo es “muy valioso para nosotros” pues aquilataba las tareas difundidas “durante un periodo muy duro, complejo, para la información”: las elecciones presidenciales de 2006, el debate de la Ley de Radio y Televisión, la reforma electoral, los procesos judiciales contra el cardenal Norberto Rivera en los Estados Unidos y los casos Zongolica y Lydia Cacho.
“Cómo olvidar que fue precisamente en W Radio, en esta emisión matutina, donde se difundieron las llamadas telefónicas del empresario Kamel Nacif y el gobernador de Puebla, Mario Marín”, rememoró.
También recordó que en su momento “reconocimos” el trabajo de la Corte durante el intenso debate sobre la Ley de Radio y Televisión, “donde se puso por delante el tema del servicio público de los medios de comunicación y el sentido fundamental de los medios de comunicación” para una vida democrática en nuestro país…”
La señora verdad…
Carmen Aristegui Flores es una periodista mexicana, conductora de Televisión y Radio. Egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además de que fue Conductora de W Radio y lo sigue siendo de CNN en Español es también editorialista de Reforma.
Actualmente conduce el programa Aristegui en CNN en Español.
Antes de las elecciones del
2 de julio de 2006, el noticiario de Aristegui se difundía tanto por W Radio como por El sistema de televisión pagada SKY, propiedad de Televisa. SKY sacó del aire el noticiero de Aristegui aduciendo “motivos técnicos”, sin embargo se ha denunciado que este hecho es una represalia porque Carmen Aristegui había entrevistado al ex candidato presidencial López Obrador,y tener una cierta inclinacion hacia la izquierda, según la opinión de, entre otros, Federico Arreola (diario Milenio, 4 de octubre de 2006).
Esa pequeña periodista de rostro de niña abrió la puerta de la verdad, y ahora nadie quiere cerrarla…
Anuncios