Cuando el alma se cuele por los rincones de la esperanza, allí hay que crear uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando se pudran los discursos hipócritas de los vendedores de ilusiones, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando te digan que no se puede, que todo se guarda y luego se olvida, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando la política se acuesta con las miserias de lo correcto y después en una esquina se hace prostituta, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando ojitos te miran y semi desnudos te gritan basta: “hay que repartir de nuevo”, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando el día se convierte en un eterno peregrinar, y calladas voces le gritan a tu conciencia: “que las sangre derramada no fue en vano”, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando las lágrimas te besan las ganas de creer, y después la noche se convierte en vino agrio, entonces, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando seamos dignos, y los indignos no sean de bronce, entonces seremos, uno, dos, tres, muchos CHE.
Cuando la utopía sea un derecho, y tu mano mi mano, para caminar juntos, entonces: en mi país, en mi provincia, en mi pueblo, en mi mundo, seremos CHE.
Hasta la Victoria de los que siempre son derrotados…!!!
* Dibujo: Ricardo Carpani (Mural)
Anuncios