El oficial Julio César Lincoleo también se negó a declarar ayer, al ser indagado por el juez Cristian Piana sobre la represión en Arroyito en la que fue asesinado Carlos Fuentealba.
Lincoleo es el jefe del grupo especial de la Policía de Zapala, al cual pertenecía el cabo primero José Darío Poblete, acusado del crimen del docente.
El fiscal Richard Trincheri lo acusó de “haber ayudado dolosamente a Poblete a eludir la investigación de la justicia y no haber denunciado su accionar delictual en perjuicio del docente”.
Añadió el fiscal que el imputado, junto con otros policías que serán indagados en los próximos días, cercaron a los docentes que se retiraban de Arroyito por la ruta 22 y protagonizaron “una descomunal e injustificada represión con gases y balas de goma” en medio de la cual Fuentealba recibió una granada de gas lacrimógeno en la cabeza que le causó la muerte.

Anuncios