Delegaciones del gremio docente de Neuquén celebraron ayer en Arroyito y en Neuquén el día del maestro.
Neuquén > Un día del maestro especial y más emotivo de lo habitual experimentaron ayer los trabajadores de la educación.Más de 30 maratonistas provenientes de Bahía Blanca quisieron homenajear al docente fallecido Carlos Fuentealba y con este propósito organizaron una posta atlética que partió el jueves desde esa ciudad y culminó ayer a la vera de la ruta 22 a la altura de Arroyito.En el lugar los esperaban más de 300 personas de organizaciones sociales y delegaciones sindicales quienes desplegaron un caluroso aplauso ante la conmovedora llegada de los atletas que recorrieron más de 600 kilómetros “para limpiar las tizas de sangre”, lema que rezaba cada una de las remeras y pancartas levantadas. Abrazos y llantos coronaron el momento del encuentro con los docentes de Neuquén. Después de traspasar una pancarta de bienvenida realizada por la seccional Cutral Co-Plaza Huincul de la Asociación Trabajadores de la Educación de Neuquén (Aten), se dirigieron hasta un mural realizado por los estudiantes de la escuela de Bellas Artes, ante el que se arrodillaron y repitieron la memorable frase “Carlos Fuentealba presente, ahora y siempre”.
Junto al monumento, un mástil con la bandera a media asta acompañaba la mezcla de sentimientos de los trabajadores.Al pie se descubrió una placa que inmortalizó la maratón de casi 6 días para rendir homenaje al profesor.
Al maestro con cariño
De la maratón participaron profesores de diferentes niveles y atletas de reconocimiento nacional e internacional. Entre ellos Gerardo Arias y José Luis Luna. Ellos encabezaron la prueba e instaron a seguir en la lucha por condiciones de trabajo dignas y acceso a la educación, siguiendo el ejemplo de Carlos. Los corredores quisieron dejar sus zapatillas en la seccional del gremio Aten, como recuerdo de esta simbólica maratón. El calzado pasó de mano en mano recolectando fondos para solventar los gastos de la cruzada. El docente y entrenador deportivo, Gerardo Arias, impulsor de la prueba declarada de interés escolar, municipal y provincial en Bahía Blanca, explicó: “Es difícil expresar lo que siento porque ya no puedo decir más feliz día maestro. Estas fechas ya no van a ser las mismas sin Carlos ya que dejaron a los alumnos sin su profesor, a sus hijos sin su papá y a Sandra Rodríguez sin su esposo”.
Sin embargo, el subcampeón sudamericano en atletismo destacó la importancia de conmemorar este día porque “él sembró una semilla que se está multiplicando. Nosotros somos su voz, al igual que Sandra y su familiar”. Mario Vera, un atleta con discapacidad motriz de Bahía Blanca resaltó que el objetivo de este gesto es “luchar por la causa más noble que tiene un hombre, que es volver a darle vida a un compañero perdido”. Además expresó: “Si esta comunidad, la esposa y las hijas de Fuentealba hoy se sienten acompañados y podemos darle un pequeño alivio entonces hemos cumplido.
“La sociedad cambió su visión”
El secretario general de Aten provincia, Marcelo Guagliardo dijo que el acto en el lugar en el que Fuentealba perdiera su vida representa una exigencia de justicia. “Es un homenaje a un hombre que luchó por la defensa de la escuela pública”, reflexionó.Guagliardo halagó la iniciativa de los profesores y atletas de Bahía Blanca que “quisieron pasar el día del maestro recordando a un maestro ejemplar”.
«Esto no puede quedar impune»
Neuquén > Una bandera argentina de 400 metros de largo abrazó ayer a las más de 4000 personas que marcharon por el centro neuquino para pedir juicio y castigo por el docente. La emoción mutó al escucharse los abucheos hacia la representante de Ctera, entre las distintas agrupaciones de la universidad y al secretario general de Aten, Marcelo Guagliardo.“Tenemos que tener bien en claro quien es nuestro enemigo, mi enemigo es Sobisch, el asesino de mi compañero”, gritó lo más fuerte que pudo Guagliardo, entre las exclamaciones de los manifestantes. Después llegó el turno de la viuda de Fuentealba, Sandra Rodríguez, quien agradeció a los atletas de Bahía Blanca.
“Hoy cada uno de nosotros tiene que hacerse responsable de que esto no quede impune”, sentenció Sandra, quien agregó que “Carlos luchó siempre, en Aten, en la Uocra, cuando trabajó en la juguera y principalmente en mi casa para que mis hijas supieran lo que está bien y lo que está mal”.

* Texto extraído de “La Mañana del Neuquén” (12 de sep. 07)

Anuncios