Lo dijimos hace tanto tiempo, que las horas del reloj se petrificaron: “El Trasandino no va a ninguna parte, sólo es un gran negocio…”
Todavía recordamos la mención al periodista, Eduardo “Dady” Rubio, por parte del Diputado Provincial, por Patria Libre (en aquel entonces), Jesús Escobar, cuando señalaba en plena seción de aprobación del crédito por 250 millones de dólares en bonos, el cuadro de situación planteado por el periodista y que le fuera enviado por mail al diputado.
No nos extraña entonces el pago de un kilómetro de vía a un valor de 6 millones de pesos, cuando en el mercado ese valor es de 2 0 3 millones (Nota aparecida el Domingo 19 de Agosto en el diario “Río Negro”).
Lo que no se dice es que esta inversión de más de 80 millones de pesos, para llegar 14 kilómetros antes de Las Lajas está hipotecada hace rato: Llegar a Chile le cuesta una inversión de 250 millones de dólares. Y si sumamos bien todavía nos faltan más de 200 millones.
Entonces quién va a poner el dinero restante para el sueño emancipador ferroviario de Jorge Omar Sobisch.
La respuesta es simple y contundente: NADIE. Pero el negocio es redondo: Invierto en nada, para que ganen las empresas que GANAN la licitación me aporten algo a mi campaña, y ustedes saben señores que es así.
En Chile todavía se preguntan por el sueño de Sobisch, y realizan el de Kirchner que es el Trasandino Central (por la Mendoza de Cobos el vice de Cristina!!!).
Señores en Zapala, cerca de 75 operarios del ferrocarril Sobichista, están en estado de “alerta y movilización” porque la empresa que obtuvo la concesión de la realización del ramal: sólo tomó a 50 operarios.
Es decir, si nos hubieran escuchado antes los legisladores, la provincia no dilapidaría cerca de 50 millones de dólares en un negocio para pocos, pero una nueva burla para todos.
Anuncios